SKU: 1496 Categoría:

Biografía

La banda se había formado sin embargo algo antes, en verano de 2006, cuando Héctor (guitarra y voz) y Koke (batería) deciden, terminado un ensayo, que merece la pena dar por acabada su etapa en Terminal, banda con la que veían no iban a llegar a ningún sitio, y montar un proyecto en la línea de su última canción: “Orina a Molina”. El tema, con dedicatoria explícita al que era por entonces alcalde de la ciudad castellano-manchega, la componen con estructura inspirada directamente en las bandas de hardcore escandinavo de los 80 que tanto les gustan.

Fue entonces cuando reclutan al bajista, unos nueve años mayor que la pareja de amigos, con cierta experiencia previa en grupos de metal y contundencias similares como Anxia. En entrevista para el fanzine Rata contaban: “Él era punk, anarquista y gozaba escuchando y tocando punk crudo. Así que se lo propusimos y aceptó encantado”. Tardarían algo más en arrancar ya que a las dos semanas de empezar a funcionar en el local de ensayo, Cuéllar tuvo que irse a vivir a Barcelona durante dos años, con el correspondiente retraso que eso supuso en la actividad del grupo. 

Como nombre deciden quedarse con Sudor, su particular “homenaje a todo aquello desagradable, molesto y apestoso pero sin embargo apreciado”. Una especie de combinación ideal para reflejar la escatología de sus letras y el esfuerzo que cuesta el tener que luchar por aquello que se quiere y poder “enfrentarte a todos los mierdas que harán lo posible para que no lo consigas”.

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies