SKU: 593 Categoría:

Biografía

Hace mucho que escribí aquello de las hojas de promo no sirven para nada. Eso fue antes de fichar por Acuarela, donde, como no podía ser menos, escribieron una hoja de promo para mí. En ella se hacía referencia a nombres Elliott Smith, Nirvana, Joy Division. Nombres, todos, demasiado grandes y demasiado alejados en el tiempo y el espacio como para relacionarlos con el chaval cabezón que siempre mira al suelo en las fotos. Es decir, conmigo.

Ha pasado más de medio año desde que se editó Sad Boys Dance When No Ones Warching y no sé si ha cambiado todo o no ha cambiado nada. Ahora he ampliado la familia: Andrés Perruca y yo tuvimos un hijo de la nada que nos vino ya con cuatro años cumplidos llamado Cocoliso y que toca la guitarra a través de muchos pedales que él mismo fabrica y cambia y vende y compra por La Red. Siguen comparándonos con gente con la que pensamos que no tenemos nada que ver, pero está todo bien porque en el fondo, lo bonito es que se hable de música que importe. Lo único que trato de hacer solo o con los niños, es hacer música que importe. Un beso. Ya es julio de 2006. Pepo.

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies