SKU: 729 Categoría:

Biografía

Proyecto que nace de la cabeza semi-pensante de un reflexivo joven que nunca comprendió el sentido de esta vida absurda en la que la muerte, el sexo y el rock’n’roll es lo único que le hace salir de esa ilógica existencia. Durante su adolescencia comienza a renegar de la vida que le ha tocado vivir, encerrándose en su cuarto escuchando de un modo enfermizo cualquier disco de los años 70…. Motörhead, Black Sabbath, Misfits o The stooges podían sonar en su cuarto una y otra vez… su cabeza se iba llenando de riffs sucios y machacones, en vez de formulas matemáticas para hallar el área de un triangulo equilátero, cosa que en aquel momento, y en el actual, se la traía bastante floja Fue una tarde de comida familiar en casa de su tía, en la que por supuesto nada más comer se fue de la mesa huyendo de las estúpidas conversaciones de adultos, cuando comenzó a indagar buscando algo que le hiciese salir del aburrimiento de domingo domingoso… Así llegó inocentemente al trastero de su tía, en el que por supuesto no podía estar… He ahí la manzana prohibida…. Descubrió pues algo que cambiaría su vida para siempre…. llena de polvo, en una funda que parecía la falda de un escocés con sobrepeso… su primera guitarra…. Era una especie de bandurria que había sobrevivido a un huracán caribeño, y en la que sólo quedaban dos cuerdas. Pero para este joven era más que suficiente, con eso y su imaginación se pasaría millones de tardes inventándose solos absurdos, imitando a sus grandes ídolos mientras el examen de geografía le esperaba al día siguiente, tocando frente al espejo como si fuese una estrella del rock… Enloquicedo llegó a pensar que ese artefacto del diablo le daba poderes sobrenaturales. No pudo evitarlo y se auto adjudicó de este modo su primera guitarra. Los comienzos fueron difíciles puesto que su madre le obligaba a gastarse la paga de 220 pesetas en escuadras y compases que utilizaba para pinchar en los ojos a sus compañeros del colegio…. Así que no tenía dinero para cuerdas con lo que se imaginaba como sonarían los acordes que aprendió en un libro en el que le enseñaban a tocar la cucaracha…. Quizás suene ridículo, pero en ese momento, era la canción más siniestra que podría tocar. Una cucaracha mutilada pidiendo auxilio aparecía en todos sus sueños, desde ese entonces, Nacho estaba avocado al odio y la destrucción… Empezó a ver incluso cursis e infantiles las canciones de sus fetiches y decidió que era el momento empezar a darle caña a su querida guitarra… Rompió la hucha que tenía y decidió invertir su dinero en un libro de guitarra con canciones míticas del rock, y día si y día también practicaba en su cuarto temas como Children of the Grave o Creeping Death entre otras, mientras de fondo escuchaba los quejidos de su entorno. Sin embargo, atronar a sus vecinos se había convertido en su mayor diversión…. Pasaron los años y aumentó su poca destreza, por lo que se vio preparado para entrar a formar parte de un grupo de rock. Él solo quería tocar pero le echaban de todos los grupos por su manera de romper cuerdas y aporrear la guitarra. Su estilo, tosco, sucio, y oscuro no encajaba en ningún grupo… Incomprendido… decidió dejar la guitarra, abandonando su sueños de atuedulación. Dejó pasar la vida oprimiéndose al verse absorbido por esta sociedad inmoral en la que se veía rechazado. Para entretenerse, se apunto a un grupo de scouts en el que le ocurrieron sucesos que posteriormente le influirían en su creación musical. Sin duda, y el más importante fue cuando tocó su primer pecho. Ni si quiera era consciente de la existencia del sexo, pero apareció en su vida, y se convirtió en el mejor sustituto de la guitarra. Llegó la pubertad a su cuerpo, millones de hormonas enloquecidas recorrían cada poro de su piel, y se dedicó a perseguir a todas las chicas de su colegio, de su barrio, de los campamentos, de los centros comerciales, de los parques, de los amigos de sus padres, y de todo lo que pudiese llevar sin pelo en las piernas una falda. Sin embargo no fue tan fácil repetir la experiencia, ya que tuvieron que pasar varios años hasta volver a ver una hermosa pechuga. Éste hecho lógicamente le trastornó, así pues el sexo y la destrucción se convirtieron en dos constantes en su vida. Al ser expulsado del colegio religioso en el que estudió, recae en otro en el que conocería a Perry, un joven consumido por el odio que le producía tener el colegio a la puerta de su casa, eso, unido al hecho de que su vecino de arriba era el atlético y detestable profesor de gimnasia, le hacían candidato número uno a ser compañeros de patio. La obsesión de éste por el rock se hacía más que notable, puesto que siempre iba en pijama y con su walkman al colegio, escuchando los grupos más brutales del panorama nacional e internacional. Su común afición a la música les hizo compartir infinidad de recreos hablando sin parar de rock, cuero y mujeres… Pasaron los años y mantuvieron su amistad, a la par que crecía su repulsión por todo lo que les rodeaba. Casualidades de la vida el mismo día son despedidos de sus respectivas empresas. Nacho de nuevo coge la guitarra y vuelve a tocarla con más fuerza que nunca, pero veía absurdo hacerlo solo, por lo que llama a Perry y le comenta su situación, y deciden quedar para componer una canción en la que quede claro su desprecio a este mundo que les ha tocado vivir. Dicho y hecho, ambos deciden ir a una casa abandonada dónde componen el que sería su primer éxito… Rock‘n‘Roll Strike. De este modo se desahogan y descubren lo que sería un buen modo de salir del sopor del día a día: Rock’n’roll. El sueño de ambos. Se ponen a reclutar músicos, durante seis largos meses pero esto sería más difícil de lo que creían. Con el tiempo empiezan a creer que nunca sacarían adelante el proyecto, parecía imposible localizar a alguien con sus mismos gustos… es entonces cuando se topan con Fili, un caballero del sur de Madrid con más rock y tinta a sus espaldas del que nunca hubiesen imaginado. Cuando le vieron tocar, las oscuras y salvajes notas lanzadas por su bajo abdujeron a ambos rogándole que por favor se quedase con ellos para sembrar el pánico por los escenarios madrileños. Fili, ex bajista de Devorados por el Odio, accedió engañado por las palabras más que por el talento musical de ambos, de ese modo entró el tercero en discordia… Sólo les faltaba un batería, y ese sería Juan, un tío obsesionado con el cine de serie b, los zombis, el fin del mundo y las patillas. Después de 3 semanas hablando de rock por teléfono debido a que Juan, no podía quedar para hacer una prueba ya que se había cortado media mano haciendo malabares con un hacha en su tiempo libre. Deciden quedar para conocerse en un oscuro y conocido bar de rock de Madrid. En una noche ambientada por la psicodelía más psicótica de los últimos tiempos, ambos se dan cuenta de que tienen la misma perspectiva del rock,la vida y la muerte, por lo que rápidamente congenian y así, sin darse cuenta,Juan ya estaba en el grupo. Cuando por fin le vieron tocar se disiparon todas las dudas. Cada golpe que daba con sus baquetas les recordaba a Conan el destructor reventando cráneos. Sin duda, era el tipo que buscaban. Aquí nace este grupo al que le da exactamente igual lo que opine su público, sólo quieren destrozar los oídos de todos aquellos perturbados que se atrevan a oírlos…

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies