SKU: 1157 Categoría:

Biografía

Rock. A secas. Sin poses forzadas ni artificios retóricos. Desde sus comienzos, Layabouts llevan la sinceridad por bandera en su compromiso con la música. Algo que afianzan y acentúan con su tercer disco.

En los comienzos Layabouts (Wild Thing Records, 2005) recogió los himnos primarios entre guitarras y sintetizadores. Luego …And they ran into the woods (Homeless Records, 2009) oscureció y enrabietó su sonido de la mano del productor Kaki Arkarazo, con quien repiten en Savage Behavior (Homeless Records, 2011) para alcanzar una nueva dimensión sonora y de madurez en un álbum cuya primera virtud es que se hace corto.

Sus 10 canciones, directas y concisas, convencen en la inmediatez. Prueba de ello es Fire, con aroma a single de alcance internacional. O los ganchos a la mandíbula marca de la casa que suponen temas como To the end, On my side o el más descarnado Chevy. Y con River of the moon plasman autenticidad en las letras junto a un estribillo que evoca tenebrismo.

Pero también hay novedades. Retazos de rock sureño en It´s all dead o, sobre todo, Rollercoaster. O la exploración de ritmos con guiños al math rock en Numbers Figures. Además, por primera vez, rebajan el pistón y la furia con Falling over (the man who broke the law), mostrando una faceta nunca antes sugerida.

Y por delante de todo, esa declaración de principios que es Rock’s dead, un tema redondo donde los coros vuelven a jugar un papel determinante.

 

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies